HOSPITAL DE ANDAHUAYLAS Y DISA APURÍMAC II RECIBEN EL MAYOR PRESUPUESTO EN LA REGIÓN APURÍMAC

Como nunca antes en los últimos años, el hospital de Andahuaylas, ha estado en el ojo de la tormenta a consecuencia de las múltiples denuncias públicas de los usuarios, en torno a la deficiente atención, maltrato a los pacientes,  presuntas negligencias médicas y serias observaciones a los diversos servicios, que tiene a cargo este primer nosocomio andahuaylino.

Ante esta situación recurrente y preocupante, que padece la población andahuaylina; sobre todo los de escasos recursos económicos; se efectuó la consulta amigable al portal de Transparencia del MEF. En la clasificación de los pliegos de gobiernos regionales, figura la región Apurímac con la unidad ejecutora Nº 403-1038 que corresponde al hospital de Andahuaylas, el mismo que consigna como recursos autorizados y acreditados al presente año 2017 la cifra de S/.300.000.00 mil soles.Otras unidades ejecutoras como, el hospital Guillermo Díaz de la Vega de Abancay, recibe por ese mismo concepto la suma de 199 mil 613 con 26 soles. De igual forma en la Disa Apurímac II-Salud Chanka, registra un presupuesto de 73 mil 838 con 70 soles. En comparación con otras instituciones de salud de este mismo rubro; son las instituciones, que reciben mayores recursos económicos de toda región Apurímac.

En ese sentido, no se explica ¿por qué? los funcionarios de confianza de los médicos Uriel Vásquez Chahuillco y Erick Briones Farro,colocados en el hospital y la Disa Apurímac II deAndahuaylas por el gobernador regional Wilber Venegas Torres; manifiestan que el problema principal es la falta de presupuesto para la adecuada atención de los pacientes.

 

Además de la falta de equipamiento biomédico, ambientes adecuados y aprobados por organismos supervisores de salud, profesionales especialistas, en salud mental, cardiología, oncología, otorrinolaringología, oftalmología y muchas especialidades más. Y que decir de las condiciones insalubres de varios ambientes entre ellos de la morgue del hospital.

Tras la lluvia de denuncias públicas, se suman los casos de la falta de médicos y personal en los centros y postas de salud, como denunciaron públicamente la población de las localidades de Argama baja, Puculloccocha, Santa Elena que pertenecen al distrito de Pacucha. Del mismo modo en las localidades de Chillihua, Choccecceñua, Huaccoto; entre otras comunidades de la jurisdicción de Pampa chiri.

Es preciso señalar adicionalmente, que las supuestas campañas de salud, que está bajo la responsabilidad de estas dos instituciones de acuerdo a sus funciones y competencias; actividades que inclusive han sidoanunciados por laviceministra de salud, afirmando que cuentan con ingentes recursos económicos. Sin embargo estos son muy escasos y pasan desapercibidas; porque no tienen estrategias en comunicación ni cobertura a las comunidades más distantes, ni en la zona urbana, y en muchos casos son inexistentes.

Por lo tanto, la población se pregunta ¿Cómo se justifican estas asignaciones presupuestales? Y ¿en qué se invierten los presupuestos públicos del hospital de Andahuaylas y la Disa Apurímac II y por qué no generan resultados concretos?

DATOS:

  • El hospital de Andahuaylas continúa paralizado
  • desde noviembre del 2014 a la fecha; pese a contar con presupuestos  asignados por el Minsa. Gracias a la lucha del pueblo.
  • El director del hospital de Andahuaylas, asume varias responsabilidades en instituciones públicas.
  • El director de la DISA APURIMAC II como funcionario de confianza, cobraría más de 20 mil soles por sus servicios profesionales.
  • La DISA APURIMAC II gastaría 200 mil soles por concepto de alquileres.

 

Acerca del Autor: Webmaster